DESTACADANew York

Ciudad de Nueva York confirmó su primera muerte por el coronavirus

Nueva York.- La ciudad de Nueva York confirmó su primera muerte relacionada con el coronavirus: una mujer de 82 años que contrajo la enfermedad mientras padecía una enfermedad respiratoria, dijo el gobernador Andrew Cuomo.

La mujer, que tenía enfisema, fue hospitalizada el 3 de marzo después de contraer el nuevo coronavirus “encima del enfisema”, dijo Cuomo durante una teleconferencia el sábado. El caso marcó la primera muerte de una persona en el estado de Nueva York “que tenía el coronavirus con los síntomas subyacentes”, dijo.

El número de casos positivos en el estado también aumentó a 524 el sábado, dijo Cuomo, un aumento de 100 desde el viernes. De los 524 casos confirmados, 117 están hospitalizados. El gobernador también confirmó los primeros casos positivos en los condados de Tioga y Tompkins.

“Cuantas más pruebas tomemos, más aumentará ese número”, señaló Cuomo. “Creemos que hay miles de personas que tienen coronavirus [en el estado]. Tal vez decenas de miles”.

Cuomo el sábado también alentó a los neoyorquinos a buscar asesoramiento de salud de forma remota, diciendo que el estado renunciaría a los copagos de las aseguradoras “por cualquier visita de telemedicina”.

Después de lidiar con aparentemente solamente más que malas noticias durante los últimos días, incluidos incluso más casos de COVID-19, el estado de Nueva York y la ciudad de Nueva York declararon estados de emergencia, Broadway apagó sus escenarios, el mundo deportivo quedó en suspenso por completo, y una declaración de emergencia nacional por parte del Presidente – hubo algunas buenas noticias el viernes.

En un momento en que los proyectos de ley bipartidistas pueden ser muy difíciles de conseguir, el presidente Donald Trump aplaudió la aprobación por parte de la Cámara de la ley Families First Coronavirus Response Act, que exige pruebas gratuitas, dos semanas de pago por enfermedad para los trabajadores, mayores beneficios de desempleo y reforzar los programas de alimentos.

Si bien eso no compensará exactamente que la ciudad de Nueva York casi se convierta en una “ciudad fantasma”, puede ayudar a varias personas, especialmente a aquellas que se han preocupado por dejar el trabajo para cuidar de sí mismas o por sus hijos, muchos de los cuales en el área triestatal han visto clases canceladas por períodos prolongados.

Sin embargo, es casi seguro que habrá más números de casos con respecto al coronavirus que saldrán en la próxima semana, ya que las autoridades esperan que sigan llegando más en toda nuestra región , y podrían esperar ver aumentos durante meses. El sábado, Cuomo dijo que Nueva York se encuentra ahora entre los estados más afectados del país, con 524 casos de COVID-19, incluidos más de 150 en la ciudad de Nueva York.

Hubo al menos 35 casos de COVID-19 en Manhattan, 26 en Queens, 24 en Brooklyn, 13 en El Bronx y cinco en Staten Island. Uno de los casos de Staten Island involucró a un estudiante de educación especial de la Escuela Richard Hungerford en la Escuela Secundaria New Dorp. Esa escuela cerró el viernes y se limpiará durante el fin de semana, con la esperanza de reabrir el lunes.

Un maestro en el centro de capacitación ocupacional de Brooklyn también informó que tenía el virus, lo que las pruebas confirmaron más tarde. Desde entonces, los funcionarios cerraron la escuela, y debido a que hay estudiantes médicamente frágiles que asisten, no se sabía cuándo se autorizaría la reapertura de la escuela.

“Esto va a estar en todas partes”, dijo. “Supongo que hay miles y miles de casos caminando por el estado de Nueva York”.

A pesar de que el virus se propagó, los subterráneos y autobuses de la MTA continúan funcionando normalmente, pero con menos personas, muchas se quedan en casa para trabajar remotamente y cuidar de sus familias y de ellos mismos.

El presidente Trump declaró oficialmente un estado de emergencia nacional el viernes por la tarde, lo que permitiría más esfuerzos de ayuda.

El COVID-19 fue responsable por la muerte de un hombre en Nueva Jersey, donde los casos aumentaron a 50 para el viernes, según dijo el gobernador Phill Murphy.

Líderes locales advierten que la crisis puede durar seis a nueve meses.

El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill de Blasio, declaró el estado de emergencia de la ciudad este jueves, prohibió grandes multitudes y predijo que la próxima semana podrían surgir 1,000 casos de coronavirus.

El viernes por la mañana, el concejal de El Bronx, Fernando Cabrera, publicó en Facebook que su hijo había contraído el virus y advirtió a los miembros de su iglesia, donde el pastor Cabrera es pastor, que tomen precauciones.

A pesar de que algunas escuelas privadas y universidades cerrarán en la ciudad, así como las llamadas en línea a #CloseNYCSchools, el alcalde dijo que van a hacer todo lo posible para mantener abiertas las escuelas de la ciudad de Nueva York el mayor tiempo posible. Solo había unas pocas escuelas públicas en la ciudad cerradas el viernes debido a casos confirmados de COVID-19 en la comunidad. Consulta el cierre de escuelas en nuestra área aquí.

El aumento en los casos ya ha provocado una gran ansiedad pública a pesar de los mejores esfuerzos de las autoridades para aclarar los hechos de salud: el ochenta por ciento de las personas que obtienen COVID-19 se resuelven sin tratamiento médico; la gran mayoría de las pruebas realizadas por la ciudad y el estado han sido negativas y el riesgo para el público en general es bajo. Dicho esto, la propagación debe ser contenida, principalmente para proteger a las poblaciones más vulnerables como los enfermos o los ancianos.

Para promover esos esfuerzos, Cuomo abrió el viernes un laboratorio móvil de pruebas en el epicentro de la crisis, New Rochelle. Una instalación de seis carriles podrá a los ocupantes de hasta 200 automóviles por día. Cuomo dijo que estaba considerando abrir un segundo en Long Island, Jones Beach.

Agencias

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba