DESTACADANacionales

Paciente con el virus muere en ambulancia tras ser rebotado de centro

SANTO DOMINGO.- Por lo menos una de las 58 muertes registradas de pa­cientes confirmados con el coronavirus COVID 19 en el país, está relacionada al re­bote que recibió el enfermo de un centro de salud del país, produciéndose su falle­cimiento dentro de la ambu­lancia que lo transportaba.

Esos rechazos o negativa de atención son comunes en el país y se han estado pre­sentando y denunciando con frecuencia desde que inició la emergencia sanita­ria nacional fruto de la pan­demia del COVID 19.

La muerte fue informa­da ayer por el ministro de Salud Pública, doctor Ra­fael Sánchez Cárdenas, al revelar que se trabaja en la documentación de casos, que incluirán grabaciones, y en la elaboración de una resolución que regule y es­tablezca sanciones a los centros de salud que pro­cedan a referir pacientes sin cumplir los protocolos establecidos.

En la tradicional rueda de prensa donde da a conocer la actualización del compor­tamiento del COVID 19 en el país, el funcionario seña­ló que los rebotes se dan en clínicas y también a hospita­les y que todo lo que ocurra en los centros de salud con los pacientes sospechosos de COVID 19 será documenta­do para que luego no haya dudas.

Los rebotes de pacien­tes en clínicas y hospitales, sobre todo de aquellos que llegan en condiciones deli­cadas o críticas, que requie­ren de ingresos en cuidados intensivos, son una prác­tica común que se da des­de hace años y Listín Diario ha realizado series comple­tas de reportajes a tratar es­ta problemática. En caso del COVID 19, al ser una enfer­medad contagiosa, muchos centros muestran rechazo por temor a la propagación.

El doctor Sánchez Cárde­nas dijo que uno de los últi­mos fallecimientos se produ­jo dentro de la ambulancia de traslado porque un cen­tro de salud se negó la asis­tencia.

Dijo que la resolución que se elabora que regula­rá mediante un protocolo los referimientos de pacien­tes, contemplará sanciones definitivas tal como se hizo con los servicios de cirugías plásticas, donde se reporta­ban con frecuencia denun­cias y casos de fallecimien­tos, sobre todo en manos de médicos o centros que no contaban con la habilitación de parte del Ministerio de Salud Pública.

DORIS PANTALEON

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba