Alex no es ni la sombra de lo que era

PUBLICIDAD

POR MARCOS SANTOS.- Nos referimos a la figura política llamada Alex Díaz.

Aquel que enfrentó a Luis Ernesto Camilo en las internas del Partido Revolucionario Dominicano, PRD, por la candidatura a la sindicatura de San Francisco de Macorís para las elecciones del 2010, y que hizo sudar al entonces diputado y su equipo político, ya casi no existe.

Hablamos del mismo Alex, que era apetecido por todos los partidos políticos para el torneo electoral del 2016, y que finalmente se presentó por el PRM, ganando de manera abrumadora esas elecciones municipales.

Sin embargo, por cosas que a veces no tienen explicación, su popularidad fue bajando tan pronto se juramentó como alcalde.

Alex Díaz intentó romper con las prácticas clientelistas tan antiguas y comunes en las instituciones públicas.

Dicen que un importante dirigente del PRM, de los llamados “viejos robles”, con nómina en manos, le “exigió” nombrar en la institución edilicia a todo aquel compañero que trabajó en la campaña, sin importar que tuvieran las capacidades para desempeñar una función municipal, que el único mérito era haber buscado votos para su candidatura.

Alex se negó, y ahí empezó su distanciamiento con la organización política que le ayudó a ganar los comicios.

Quizás, Alex entendió que él ganó por sus propios méritos y por sus propias simpatías, y eso fue parte de su error, menospreciar al partido.

Muchos dirigentes del PRM empezaron a poner distancia con la gestión de Alex,

El entonces diputado y hoy senador de la República por la provincia Duarte, Franklin Romero, dijo en varias ocasiones de manera pública, que la gestión municipal no era del PRM, era de Alex Díaz.

El aislamiento sufrido por el influyente comunicador no se hizo esperar, muy a pesar de ser el jefe del gobierno local.

Con Alex se dio un caso extraño, muy extraño y hasta difícil de asimilar en el ejercicio de una función pública, y más cuando se manejan recursos económicos.

Aquellos que votaron mayoritariamente por él, se alejaron porque sencillamente nunca se sintieron correspondidos por el entonces alcalde.

La famosa expresión “amor con amor se paga”, simplemente con Alex Díaz no se cumplió.

Alex, recibió amor, pero él no pagó con la misma moneda.

Ahora, en la actualidad se cumple cabalmente la Ley del Karma.

Amplios sectores a lo interno del PRM no lo quieren para ningún cargo electivo.

Antes, en el 2016, era todo lo contrario.

Todo eso, a pesar de que hizo una buena gestión al frente del cabildo local.

El problema del ex incumbente, es que fue egoísta, no compartió lo ganado con reconocidos dirigentes del PRM.

El que niegue la contundente afirmación del titulo de este articulo, lo invito a hacernos comprender lo contrario.

Insisto, Alex fue un buen alcalde, pero un pésimo político.

Por eso, a mi entender, se le va a hacer bien difícil lograr una candidatura para el 2024.

El autor es director de CALLE56.COM, MUJERESRD.COM y conductor del programa Con Marcos Santos que se transmite de lunes a viernes de 7 a 8 de la noche por Agenda 56 TV, canal 413 de Wind TVO, y en Facebook Live @agenda56 @conmarcossantos03 @alfilodelasnoticias

PUBLICIDAD
Mostrar más
Botón volver arriba