Auriely; la vida prometedora que Fiona se llevó

PUBLICIDAD

Auriely Esther Calderón Jiménez, la segunda víctima del huracán Fiona en República Dominicana, se había ganado 23 días antes de su trágica muerte una beca universitaria a la máxima excelencia académica del Liceo Gerardo Jansen.

Auriely se había graduado con honores con el grado de bachiller en Artes Visuales de la Modalidad en Artes. Nadie hubiese imaginado que el paso del huracán Fiona por varias provincias de la zona este y nordeste segarían su corta vida.

Y es que un poste del tendido eléctrico que se derribó a causa del fenómeno atmosférico le cayó encima mientras se desplazaba en una motocicleta rumbo a la comunidad de Santana en Higüey.

«Ay primita de mi corazón, que tristeza dejaste en nuestros corazones. Aún no podemos asimilarlo del todo, siempre te llevaremos en nuestros corazones…. eres una estrella más en el cielo», escribió Iverica Rodríguez Jiménez, quien se identificó como prima de Auriely Jiménez.

El día de su graduación…

Auriely Calderón Jiménez, en nombre de todos sus compañeros de liceo, dijo aquel 28 de agosto unas palabras prometedoras, llenas de sueños que lamentablemente no se podrán concretar.

«El día de hoy estoy más que agradecida con Dios que ha sido la fuente de fortaleza para todos nosotros, después con mis padres, mi mamá que se encuentra presente… agradecida de haber llegado en esta etapa de nuestras vida; agradecida de haber tomado la mejor decisión de mi vida, de estudiar, porque para nadie es secreto que el mejor camino es la educación», decía Aurieliey con mucho entusiasmo y alegría.

«Agradecida de mi papá aunque no pudo estar presente; porque soy una hija bendecida de tener unos padres tan buenos que han estado ahí para apoyarme. Cómo no agradecerles por el sacrificio que han hecho por mí. Gracias mami, de ti aprendí que debo luchar por lo que quiero y no rendirme hasta conseguirlo».

«Sabemos que todos nosotros tenemos metas, tenemos algo para luchar por nuestro futuro. Y muchas veces nos ponemos limitaciones, pensamos que aquello que queremos es demasiado difícil o que incluso puede llegar hasta imposible… recuerden chicos que siempre puedes lograr lo que te propongas, esforzándote y teniendo dedicación y entendiendo que ‘todo lo puedo en Cristo que me fortalece».

DALTON HERRERA

PUBLICIDAD
Mostrar más
Botón volver arriba