Opinión

Campaña sucia

POR DANILO CRUZ PICHARDO.- El Distrito Nacional es una especie de tacita de cristal. La capital dominicana está llena de residenciales de clase alta y media alta. Y tiene avenidas  –como la Winston Churchill, Abraham Lincoln y 27 de Febrero, entre otras–  que no tienen nada que envidiar a importantes vías de La Florida, de Estados Unidos.

El municipio Santo Domingo Este, el más poblado del país, es todo lo contrario, pues registra un elevado nivel de pobreza social, está lleno de barrios paupérrimos, algunos levantados en espacios inadecuados, carentes de diseño urbanístico, caracterizados por el hacinamiento y el ambiente inhumano.

Sin embargo, no se trata de una situación nueva, creada por la gestión de Manuel Jiménez, es un viejo arrabal que tiene décadas, que no tuvo solución en las gestiones de Domingo Batista, de Juan de los Santos ni de Alfredo Martínez. ¿Cómo se puede pretender que ahora Manuel Jiménez, con menos de un año al frente de esa institución edilicia y manejando un presupuesto menor al 3%, pese a que la Ley 166-03 establece un 10% del presupuesto de la Nación para los ayuntamientos, convierta a Santo Domingo Este en un pequeño New York?

Es una actitud poca seria el atribuir deficiencia en la recogida de basura en la Circunscripción 2, sin decir que ha habido incumplimiento de una compañía contratada por la anterior gestión y que dejó amarrada a la presente. Esa compañía, al vencer su vigencia,  traspasó el contrato a otra, lo que ha generado problema de carácter legal.

La presente gestión municipal encontró, inclusive, que el cobro de los arbitrios fue cedido mediante contrato a la compañía Control Básico Municipal, que seguía turbiamente recaudando los impuestos, reportando al ayuntamiento apenas la séptima parte del dinero,  un caso que también estuvo en los tribunales. Fue una verdadera mafia lo que se heredó.

Manuel Jiménez llegó al Ayuntamiento en medio de una pandemia, con bajo presupuesto y ninguna recaudación, lo que lo llevó a recortar gastos, empezando por dieta para él y demás funcionarios, incluyendo a los regidores. Jiménez renunció al uso de la Jeepeta de lujo usada por el pasado incumbente, una Land Cruiser del 2019, y optó por subastarla.

 La gestión de Manuel Jiménez se ha caracterizado por la austeridad y la transparencia. La verdad debe prevalecer. El alcalde es un hombre de trayectoria limpia y lleno de buenas intenciones para Santo Domingo Este.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba