En La Guáyiga, a Kimberly la ven como una “mártir”

PUBLICIDAD

En estos 58 días del nue­vo gobierno, quizás no ha­ya un funcionario público del gabinete de Luis Abina­der que haya sido señalado más en las últimas semanas que la ministra de la Juven­tud, Kimberly Taveras.

El nombre de Kim­berly empezó a vincular­se con la palabra “corrup­ción” cuando la joven de 33 años reveló bienes por RD$74,077,134, según su declaración jurada de pa­trimonio depositada en la Cámara de Cuentas como establece la ley 311-14. A partir de allí las denuncias de actos ilícitos cuando ella fue directora municipal de La Guáyiga, por seis años, comenzaron a alborotar las redes sociales.

La joven funcionaria fue el blanco de un reporte de investigación de la perio­dista Nuria Piera y duran­te una entrevista con ella el pasado fin de semana, indicó que la fortuna de la ministra se generó por la compra de camiones que alquila a los ayuntamientos para la recogida de basu­ra. Entre los ayuntamientos del Partido Revolucionario Moderno (PRM) con los que tiene contratas actual­mente están el de Hato Ma­yor y Santo Domingo Este.

La mejor
Sin embargo, mientras en las redes sociales la etique­ta #KimberlyRenuncia se hacía tendencia y varios usuarios y personalidades pedían a gritos su destitu­ción, en La Guáyiga conside­ran a Kimberly como la “me­jor síndica” que ha tenido el lugar.

“Aquí no hay nadie que haya hecho más por esta de­marcación que ella. Las ca­lles, el edificio de Infotep (Instituto de Formación Téc­nico Profesional), todo eso fue ella. No la pueden desti­tuir”, dijo una mujer identifi­cada como María.

En el lugar, mencionar a Kimberly pareciera como si fuera el nombre de un santo e incluso aún después de que esta saliera de La Guáyiga y estableciera su residencia en otro lugar, los munícipes aún hablan sobre ella como si es­ta todavía fuera la máxima representante de ese distrito municipal.

“Ella aunque se mudó si­gue muy involucrada con nuestra comunidad, viene aquí a cada rato, sus padres siguen viviendo aquí. Ella vie­ne y todavía no nos ha desam­parado”, expresó uno de los lugareños, quienes pedían al equipo de reporteros del LIS­TÍN DIARIO que realizó el re­corrido por la zona abstenerse de grabarles y hacerles fotos.

La Guáyiga es un peque­ño distrito municipal perte­neciente al municipio Pedro Brand, ubicado en los alre­dedores del kilómetro 22 de la autopista Duarte.

Niña buena
Allí quienes vieron a Kim­berly crecer y relacionarse desde temprana edad con los habitantes, afirman que la ministra de la Juventud es una “niña buena” a quien le quieren “hacer un daño”.

“Quizás lo único malo que hizo esa niña fue meterse a la política y ya ustedes sa­ben cómo es ese mundo de engañoso y malo”, dijo Mi­guel, dueño de una tienda de ropas ubicada a escasos me­tros de la casa de los padres de Kimberly.

Mientras Manuel, un hombre de unos 60 años y que disfrutaba de la sombra que reposa en el destaca­mento de la Policía Nacio­nal ubicado en la calle prin­cipal del distrito municipal, cuenta que Kimberly des­de joven se involucraba en las actividades de la comu­nidad y que prácticamen­te todo lo que prometió lo cumplió una vez llegó a ser directora municipal.

“A mí eso me sorprende, esas vinculaciones de ella en eso de corrupción. Me cuesta creer que esa niña haya he­cho algo parecido”, agregó. A pesar de que en ese lugar la admiran y la defienden, el clamor de que la misma sea destituida sigue creciendo en las redes sociales.

PUBLICIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba