Guido presidente

PUBLICIDAD

POR DANILO CRUZ PICHARDO.- En resultados de investigaciones de opinión un alto porcentaje que sufragó por Luis Abinader, en los comicios del 5 de julio de 2020, no lo haría en 2024 . El número varía entre una encuesta y otra, pero siempre oscilando entre el 31 y el 48%. Y el grueso de los consultados pertenece al PRM.

Se trata de un indicador que revela decepción y arrepentimiento, sobre todo en personas de clases media y baja que observan con sorpresa e impotencia que el cambio por el que votaron no fue tal. Y que nunca antes, en el trayecto de la historia se había visto un gobierno que solo favorece descaradamente a los que más tienen.

No obstante, todavía Abinader encabeza la intención de votos favorables con miras al 2024. El jefe de Estado ha estado recibiendo entre el 35 y el 40%, lejos del requerido 50%.

Ese posicionamiento obedece al decrecimiento experimentado por el PLD, ante el descrédito público de sus principales líderes. Y pese a que Leonel Fernández en principio fue el mayor beneficiario del desgaste peledeísta, parece haber agotado el combustible y el pico más alto alcanzado fue de un 30%. Ha bajado y se ha colocado hasta en un 17%.

El PLD podría correr la misma suerte del PRD y del PRSC. Trilla camino de minoría. Y pese al esfuerzo que hace Leonel por ofertarse como una alternativa fresca, la gente lo percibe como algo de un ayer corrupto. Muchos electores no quieren volver al pasado, pero simultáneamente rechazan a Luis, lo que genera un vacío, que sería llenado oportunamente. Hace apenas meses que la percepción era entre Luis y Leonel, es decir, se queda uno o vuelve el otro. Eso cambió.

Es difícil que Abinader pierda unas primarias en el PRM, porque apelaría al presupuesto de la nación y a métodos antidemocráticos, los cuales contribuyen a debilitarlo más ante el electorado.

Y no es verdad que Guido Gómez aprobaría conductas antidemocráticas e ilegítimas en su contra, por lo que podría encabezar una cuarta fuerza electoral, de una coalición de organizaciones de ideologías y colores diferentes que se está formando. Su nombre se baraja. Y se llevaría más de la mitad del PRM.

PUBLICIDAD
Mostrar más
Botón volver arriba