DESTACADATu Ciudad

Historias humanas en medio de la emergencia

Rosalina Martínez, esposa del fallecido periodista con diagnóstico positivo de Co­vid-19, Pedro Fernández, fue la primera amiga que hice justo mi primer día de uni­versidad, cuando ingresé a la carrera de periodismo.

Desde que pisé en el aula de la extensión de la UASD en San Francisco de Ma­corís, Rosalina me sonrió y ahí mismo empezó nuestra amistad, a la que luego se su­maron, Ana, Belkis, Martha, Mercedes y Luz.

Rosalina nunca pensó que sus 32 años de matri­monio acabarían así: su es­poso, muerto a causa del Co­vid-19, ella cargando sola la tristeza de la pérdida aislada hasta de su hijo, y con temor a que en cualquier momento pueda presentar síntomas, ya que estuvo cuidando a su esposo aún en el lecho hospi­talario.

Tiene un diagnóstico de cáncer de mamás de ha­ce apenas dos meses y por la situación de crisis sanita­ria que vive el país y el mun­do no ha podido iniciar el tratamiento de quimiotera­pia. Para comer o disponer de algún medicamento, có­mo el acetaminofén, está de­pendiendo desde hace más de una semana de la solida­ridad de vecinos y algunas personas del pueblo que le dejan las cosas en la puerta o la tiran de lejos una fundita con medicinas por una ven­tana.

Por eso, al hablar vía tele­fónica de la realidad que vi­ve ahora, no puede contener el llanto al lamentar que una persona tan querida y solida­ria como Pedro tuvo que ser enterrado en soledad.

“Dios tendrá misericor­dia; esto, más que una pe­sadilla, es una película de te­rror. Yo quiero que esto pase pronto, quiero despertar y que esto haya sido un sue­ño”, dice Rosalina, mientras señala que luego del esfuer­zo de muchas personas lo­gró que le tomaran muestras a ella y a su hijo, para saber si están infectados, pero aún desconoce los resultados, a pesar de haber pasado varios días.

Más de lo que se ve

“No quiero que esto te pase a ti, ni a nadie que yo conoz­ca. Esto es horrible, ni mi hi­jo, ni mi papá pueden venir a verme”, exclama, Rosalina, también periodista, al asegu­rar que lo que está pasando en San Francisco de Macorís es más alarmante de lo que se ve en los medios.

Asegura que allí hay pa­cientes que se están murien­do en suws casas, sin aten­ción, que las enfermeras salen corriendo de las clíni­cas a familiares y pacientes sospechosos, “porque ahora se le tiene miedo a los vivos y a los muertos”.

Explica que su esposo te­nía varias co-morbilidades: era sobreviviente desde ha­ce cinco años de un accidente cerebrovascular, hipertenso y diabético, pero estaba esta­ble, trabajando, hasta que el jueves 12 de marzo empezó a presentar fiebre y malestar general. Fueron a su médico, lo evaluaron y despacharon. El sábado empezó a sentirse débil y soñoliento y el domin­go se levantó para ir a ejercer el derecho al voto en las elec­ciones municipales.

En la noche empeoró y fue llevado al HOMS en San­tiago. Lo atendieron, le baja­ron la fiebre y regresó a su ho­gar. Al seguir empeorando, el martes siguiente volvieron al centro, le diagnosticaron neu­monía, lo ingresaron y toma­ron muestra para determinar si era de Covid-19.

A ella la enviaron a casa y, al día siguiente, la llama­ron para que fuera a cuidar­lo a una sala privada donde lo habían ingresado y allí estu­vo acompañadolo por varios días, hasta que lo ingresaron en cuidados intensivos.

Dice no entender por qué en el centro nunca le pidie­ron que le protegiera, no le dieron mascarillas ni guantes, ni le dijeron que comprara, si sabían que se trata de una en­fermedad contagiosa.

Los 42 fallecidos

Hasta ayer, el sistema de vigi­lancia epidemiológica había recibido la notificación de 42 personas fallecidas en el país a causa del Covid-19, y 901 casos confirmados como po­sitivos, de los cuales 136 se encuentran hospitalizadas y 719 en aislamiento domici­liario y cuatro pacientes han sido dado de alta al haber su­perado la enfermedad. El día anterior se habían notificado 39 fallecimientos y 859 casos positivos.

El informe ofrecido ayer por el ministro de Salud Pú­blica, doctor Rafael Sánchez Cárdenas, que de los casos positivos el 52 por ciento son hombres equivalentes a 470 casos y en las muertes este sexo ocupa el 76%. Las pro­vincias de mayor cantidad de confirmados continua sien­do el Distrito Nacional con un 42 por ciento, Santo Domin­go con 12%, Santiago con 11 por ciento y Duarte con 10%.

Barbero: “Si no trabajo, no como”

Después de verse obliga­do a cerrar su barbería, por el estado de emer­gencia decretado por el presidente Danilo Me­dina para frenar la ex­pansión del coronavirus, Gerard decidió salir a tra­bajar, pero mantenien­do la puerta del negocio semicerrada, para evitar una sanción.

“Si no trabajo, no co­mo”, dice el joven bar­bero, quien vive de los ingresos que percibe de la pequeña barbería en el sec­tor Alma Rosa, de la provin­cia Santo Domingo, donde labora junto con otros dos socios.

Después de la cuarentena, lleva varios días laborando, empujado por la necesidad de buscar el sustento suyo y de su mujer, que está a punto de dar a luz.

Comenta que debe traba­jar porque no tiene un en­trada fija.

“La situación de nosotros los barberos es muy difícil, porque no tenemos ingre­sos fijos, el gobierno debe darnos un incentivo para poder dejar de trabajar en los días de cuarentena”, re­clamó.

Doris Pantaleón y Wanda Méndez

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba