Opinión

La devaluación del peso

Por Vinicio Castillo Semán.- En los últimos veinte años la estabilidad macro económica de la República Dominicana ha dependido, en gran modo, del precio de la prima del dólar y la protección del valor del peso dominicano. A finales del año 2002 el economista Andy Dauhajre, en ese entonces asesor económico del presidente Hipólito Mejía, le aconsejó a este dejar “deslizar” la prima del dólar, bajo el entendido de que sería provechoso para la economía dominicana y de que favorecería al turismo y al sector de zonas francas.

La decisión del Gobierno de Hipólito de dejar deslizar la prima de dólar a finales del 2002 fue uno de sus grandes errores, pues generó un clima de desconfianza generalizado y un lógico aumento de la demanda de compra de dólares por parte de personas que tenían sus ahorros en pesos y muchos otros que tenían deudas en dólares que vieron con gran preocupación la política del deslizamiento de la divisa extranjera. No es mi interés en este artículo describir el desastre que ocurrió después.

Cuando Leonel Fernadez vuelve al poder en el año 2004, encuentra un dólar a más de un 52 por uno y antes de juramentarse el 16 de Agosto se había situado a 30 por uno, todo cómo señal de que el clima de confianza retornaría. Durante todos los ocho años posteriores, el Presidente Fernández desoyó los consejos de devaluación de la moneda y apoyó al gobernador del Banco Central Hector Valdez en una política de estabilidad cambiaría que fue vital para el retorno de las inversiones y el clima de negocios del país; entregando el poder en el 2012 a Danilo Medina con una prima a una tasa de 38 por uno. El Presidente Danilo Medina, guiado por consejos del mismo economista Dauhajre y otros funcionarios de su entorno, luce que ha cometido el mismo error del Presidente Hipólito Mejía en 2002, dando luz verde a un peligroso deslizamiento de la prima del dólar, que sobrepasó el viernes pasado el 58 por uno y que, si no se toman las medidas por parte del gobierno, seguirá su alocada carrera alcista, evaporando el poder adquisitivo de los bolsillos de la mayoría del pueblo dominicano que percibe un promedio por debajo de los quince mil pesos mensuales.

Si bien es cierto que podría alegarse que el colapso temporal del turismo y la reducción de remesas tiene que ver con esta alza vertiginosa del dólar, no es menos cierto que el país ha visto reducir en miles de millones de dólares el pago de la factura petrolera, por lo que no tendrá que salir a buscar al mercada dichos dólares, lo que debería compensar los problemas surgidos en esta materia con la pandemia del covid-19.

El peligroso deslizamiento de la prima del dólar se está produciendo en los días finales del gobierno del Presidente Medina, a quien hoy a penas le quedan ochenta y ocho días en el Palacio Nacional. Todo esto dentro de una nebulosa incertidumbre de las elecciones del 5 de julio y sus resultados, lo que tiende a agravar el natural nerviosismo de los actores económicos acerca de qué va a ocurrir realmente en la República Dominicana. Concluyo reiterando que la magnitud de esta crisis de salud, económica y social, así como el peligro de lo que implica la acelerada devaluación del peso dominicano obliga a un gran esfuerzo de unidad nacional que promueva el presidente saliente con los principales candidatos presidenciales, el liderazgo político, social y económico del país, lo que debió lograrse desde el principio de este estado de emergencia en el vivimos.

EL AUTOR ES VICEPRESIDENTE DE LA FUERZA NACIONAL PROGRESISTA

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar