La espera de la visita

PUBLICIDAD

POR TOMAS AQUINO MENDEZ.- El 13, para algunos, es número de mucha suerte, y para otros de poca o mala suerte.

Para los residentes en la Región Enri­quillo, es una fecha memora­ble.

Sucede que hoy, hace exactamente 13 días, el presidente Luis Abinader encabe­zó un consejo de ministros en la ciudad de Barahona.

En ese encuentro se plantearon al gobernante inquietudes y se hicieron reclamos.

Al concluir, vinieron anuncios de inversión por más de seis mil millo­nes de pesos en diferentes obras.

La ex­pectativa de los suroestanos, sin embar­go, estaba en que se garantice acciones inmediatas en algunas obras, entre estas: la conclusión del denominado Metro del Sur, que es la presa de Monte Grande, que se amplíe la carretera Barahona-Pederna­les como medio para el despegue turísti­co de esa zona, que se evite la destrucción de la reserva ecológica Bahoruco Orien­tal, de donde se está extrayendo la piedra caliza, poniendo en peligro la existencia de unos 15 ríos y se garantice más apo­yo a los productores agropecuarios.

Pasa­do 10 días, sin ver acciones contundentes que visualicen cumplimiento de los com­promisos asumidos, la inquietud se apo­dera de ciudadanos y organizaciones de la región.

Me llamaron para expresar su escepticismo y su desconfianza.

No le qui­to razón a quienes dudan.

Es que la Re­gión Enriquillo ha sido víctima de las pro­mesas incumplidas y compromisos rotos.

Les dije a los que así piensan que tengan FE.

Que en esta oportunidad no se repe­tirán los hechos del pasado y lo asumido por el presidente Abinader el pasado 25 de mayo, tendrá frutos positivos a cor­to plazo.

Confío que la entrega de Mon­te Grande no pasará de agosto del 2022, que ahora si llegó la hora del despegue tu­rístico de Pedernales y que no habrá des­trucción de nuestro Bahoruco Oriental.

La Región Enriquillo espera por usted, presi­dente Abinader.

PUBLICIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba