New York

Los indios americanos sufren por el coronavirus tanto como en Nueva York

NUEVA YORK.- Pese a que son las grandes ciudades las que se han llevado el mayor impacto por la pandemia del nuevo coronavirus, en Estados Unidos los nativos de la Nación Navajo tienen una incidencia de la enfermedad tan alta como Nueva York, algo que ha llevado a Médicos Sin Fronteras (MSF) a acudir en su ayuda.

La organización sin ánimo de lucro ha pasado de suplir carencias sanitarias en países en desarrollo a trabajar sobre el terreno en Europa y en Estados Unidos, donde el virus del SARS-Cov-2 ha llevado a colapsos hospitalarios.

La doctora Carolina Batista es parte de un equipo de casi una decena de personas que MSF ha enviado a la Nación Navajo para ayudar a combatir la extensión del virus, que ha acabado con la vida de 127 personas.

“Nuestra primera labor es hacer una evaluación de la situación e identificar qué áreas y poblaciones son las más vulnerables. La comunidad Navajo ha sido golpeada muy duro a nivel per capita”, explica a Efe Batista, quien acaba de regresar temporalmente de la Nación Navajo.

Esta reserva de nativos americanos, que cuenta con autonomía e instituciones de gobierno propias, se extiende por los estados de Nuevo México, Arizona y Utah y es el hogar de 175.000 personas, el 43% de ellas en situación de pobreza.

“Un gran número de personas tiene problemas de salud crónicos y hay carencias en el acceso a agua corriente, saneamiento y electricidad, lo cual hace que la enfermedad de Covid-19 tenga un impacto mayor”, explica la médico de MSF.

Además, de esos riegos asociados muchas familias navajo viven con varias generaciones, lo que conlleva que la extensión de la enfermedad tenga un mayor impacto en los más mayores o vulnerables.

Este miércoles el presidente de la Nación Navajo, Jonathan Nez, explicaba en entrevista con la emisora NPR que han centrado su estrategia en realizar un gran número de test: al 8% de toda la población.

Nez, al igual que muchos otros gobernantes que se enfrentan a la pandemia, lamentó también lo difícil que es en ocasiones concienciar de la importancia del confinamiento, que pasa ya por su sexta semana.

«Esto es como una represa, un poco de agua que se suelte puede crear una riada», alertaba Nez esta semana en referencia a la dificultad de concienciar a la población de la importancia del confinamiento.

“En coordinación con las autoridades locales, desde abril nos hemos centrado en la prevención, capacitación y apoyo en concienciar a la comunidad, así como monitorización y mapeo de la crisis”, explica Batista, brasileña y que en su país natal ha trabajado con comunidades indígenas.

Además de en la Nación Navajo, realiza labores de ayuda en Nueva York, Puerto Rico y Florida, lugares duramente golpeados por la pandemia y donde existen poblaciones vulnerables, las más afectadas por este nuevo coronavirus.

Poblaciones indígenas en todo el mundo, sistemáticamente olvidadas y golpeadas ya de antes por pobreza, ineficiente acceso sanitario y crisis de más largo recorrido como el cambio climático, están sufriendo en todo el mundo la dura realidad de la pandemia.

«Las largas disparidades en recursos y oportunidades económicas hacen que los nativos americanos sean de los más vulnerables al Covid-19, pese a eso el gobierno federal solo ofrece ayuda mínima», aseguraba esta semana en un comunicado el Congreso Nacional de Indios Americanos.

EFE

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar