Los tres mejores consejos para mejorar la función cerebral

PUBLICIDAD

Uno de los grandes temores que presentan las personas de la tercera edad el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

La ciencia sugiere que hasta el 40% de los casos de Alzheimer podrían prevenirse mediante modificaciones saludables en el estilo de vida, dice un expert del Centro Lou Ruvo para la Salud del Cerebro de Cleveland Clinic.

«Los cambios en el cerebro asociados con la enfermedad de Alzheimer tienen lugar hasta 20 años antes de la aparición de los síntomas, por lo que nunca es demasiado pronto para comenzar a implementar un estilo de vida saludable para reducir el riesgo», dice Jessica Caldwell, PhD, neuropsicóloga que también está capacitada en neurociencia.

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral que conduce progresivamente a una disminución de la capacidad de las personas para pensar, aprender, organizarse, realizar actividades diarias y recordar detalles importantes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Alzheimer es la forma más común de demencia y puede contribuir entre el 60% y 70% de los 55 millones de casos de demencia en todo el mundo.

La OMS informa que hay casi 10 millones de nuevos casos de demencia cada año y se espera que este número aumente junto con la creciente proporción de poblaciones de ancianos en la mayoría de los países.

La doctora Caldwell, directora del Centro de Prevención del Movimiento de la Mujer con Alzheimer en Cleveland Clinic, dice: «el Alzheimer es una enfermedad multifactorial.

Pone el ejemplo de un individuo que desarrolla la forma más común, el Alzheimer de inicio tardío, la causa probablemente será una combinación de factores que incluyen el envejecimiento, la genética, los antecedentes familiares, la salud general, los comportamientos de estilo de vida e incluso los efectos ambientales como la contaminación del aire».

Aunque los investigadores no pueden identificar todas las causas de la enfermedad de Alzheimer de manera concluyente, han identificado varios factores de riesgo modificables asociados con la enfermedad, y también han identificado varios hábitos de estilo de vida que pueden estimular la función cerebral.

«La prevención es una ciencia joven, por lo que se necesita más investigación y voluntarios para participar en los estudios. Sin embargo, lo que ya hemos descubierto es invaluable para ayudar a las personas a vivir sus vidas al máximo a partir de los 80 años», concluye la doctora Caldwell.

Entre estos, la doctora Caldwell da tres consejos de estilo de vida a implementar en 2024 ya que ofrecen múltiples beneficios y apoyan la salud en general:

Haga ejercicio regularmente

El ejercicio tiene beneficios cerebrales inmediatos y a largo plazo, desde aumentar la química cerebral que apoya la salud de las células cerebrales, hasta reducir factores como la inflamación corporal crónica que puede ser dañina para el cerebro, dice la directora del Centro de Prevención del Movimiento de la Mujer.

Otros beneficios:

  • Mejorar el estado de ánimo y el sueño.
  • Reducir el estrés.
  • Apoyar la salud del corazón.
  • Aumentar las oportunidades para socializar.
  • Reducir la presión arterial.
  • Reduce el colesterol.
  • Reduce el riesgo de diabetes.
  • Reduce los riesgos de disminución de la memoria con la edad.

«El objetivo de ejercicio para la salud cerebral a largo plazo es de al menos 150 minutos  de actividad de intensidad moderada por semana, por ejemplo, una caminata rápida», dice la doctora Caldwell.

«Para los adultos sanos, más es mejor, por lo que podría aumentar esto hasta 300 minutos, y si tiene menos de 60 años, el entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT) es lo mejor para apoyar la función cerebral saludable«.

Para las personas que no han hecho ejercicio anteriormente, la neuropsicóloga de Cleveland Clinic recomienda     obtener la aprobación de un médico antes de comenzar un programa.

Ella sugiere reclutar a un compañero para la responsabilidad y la motivación, o combinar el ejercicio con algo que la gente ya disfruta, como andar en bicicleta estacionaria mientras mira televisión o            caminar mientras escucha un podcast.

Duerma lo suficiente

La falta de sueño puede tener un impacto negativo inmediato y acumulativo en el funcionamiento del cerebro de una persona, dice la doctora Caldwell. Por el contrario, el sueño profundo mejora el estado de ánimo, agudiza el intelecto y consolida nuevos recuerdos para su almacenamiento a largo plazo. «

El sueño también le da a nuestro cerebro la oportunidad de eliminar los desechos, incluida la beta amiloide, una proteína que puede agruparse y agruparse para formar la placa de Alzheimer», agrega la especialista. Ella recomienda de siete a ocho horas continuas de sueño como objetivo para los adultos. 

Consuma una dieta bien balanceada

 Las investigaciones muestran que una dieta de estilo mediterráneo rica en pescado, cereales integrales, verduras de hoja verde, aceitunas y nueces ayuda a mantener la salud del cerebro y puede reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer, dice la doctora Caldwell.

Aconseja minimizar la carne roja, el queso entero, la mantequilla, los alimentos fritos y los dulces, y limitar el consumo de alcohol.

PUBLICIDAD

Redacción

Bienvenidos a la página oficial de CALLE56. Aquí podrás encontrar las ultimas noticias del acontecer mundial, nacional y de la ciudad de San Francisco de Macorís

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *