DESTACADAInternacionales

Médicos suizos alertan de vertiginoso aumento de pacientes en segunda ola de la pandemia

SUIZA.- No hay sitio. En la unidad de cuidados intensivos del hospital La Chaux de Fonds, al oeste de Suiza, las diez camas, aisladas unas de otras, están ocupadas por pacientes con coronavirus y los médicos no tienen dudas: la segunda ola es mucho más violenta que la primera.

«Esta mañana me han pedido que tome un paciente más (…) así que tuve que trasladar a otro hospital al más estable para poder ingresar a uno suplementario», explica el médico Hervé Zender, jefe de esta unidad de cuidados intensivos de ese establecimiento médico. 

«Esto es algo que se hace casi todos los días actualmente (…) ya que la unidad está siempre llena», añade.

Desde hace varias semanas, el covid-19 golpea nuevamente a Suiza y, más particularmente, a sus cantones de habla francesa, donde la capacidad hospitalaria se aproxima peligrosamente a la saturación.

Y para el personal sanitario, sin duda, esta segunda ola es mucho más violenta que la primera.

«Tenemos muchos más pacientes», afirma el doctor Zender.

En urgencias, la jefa de las enfermeras, Brigitte Hostettler, precisa: «Digamos que la primera ola fue soportable, logramos controlar todo y no hubo una afluencia masiva. Pero ésta se hace realmente difícil de gestionar. Hay demasiados pacientes en el hospital, es complicado, y también hay mucha más gente positiva dentro del personal».

En cuanto a los pacientes, «hay un poco de todas las edades, muchas personas mayores, entre 70 y 80 años o más, pero también hay jóvenes que tienen 35 o 45 años», agrega.

Agotados mental y físicamente

El cantón de Neuchâtel, donde se encuentra el hospital de La Chaux de Fonds, tiene una incidencia de 314 casos positivos por 10.000 habitantes, «casi dos veces más elevada» que el conjunto de Suiza (174 por 10.000 habitantes), subraya la dirección de la red hospitalaria local en un comunicado.

En un intento de hacer frente a esta situación, la red estableció una capacidad adicional de camas y personal para atender hasta 250 pacientes covid-19. 

El miércoles, 120 pacientes positivos y 19 sospechosos de contagio, en espera de resultado, fueron hospitalizados, según las cifras del red.

El hospital de La Chaux de Fonds suspendió toda su actividad quirúrgica. Las operaciones más urgentes sólo pueden realizarse en el otro hospital del cantón. 

El personal, aún comprendiendo el «hartazgo» de la población frente a las medidas sanitarias, considera que no ha tomado conciencia del hecho de que la situación se deteriora muy rápidamente en los hospitales.

Algunos consideran también que el consejo federal se muestra demasiado tímido frente a esta segunda ola y celebran las decisiones de cierre de restaurantes, comercios y de confinamiento parcial adoptadas a nivel cantonal.

Todos esperan que permitan frenar la afluencia de enfermos. 

«Todo el mundo está cansado, mental y físicamente agotados», insiste Jérémy Bouhelier, jefe de los enfermeros de cuidados intensivos.

AFP / Eloi Rouyer

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba