Mitad del período

PUBLICIDAD

POR VINICIO CASTILLO SEMAN.- Llegó agosto de 2022 y con él la mitad del período presidencial del presidente Luis Abinader y su gobierno.

En el balance de estos dos años hay que reconocer que al Presidente le ha tocado gobernar durante años de grandes crisis. El tema Covid-19, proceso de vacunación, reactivación económica, con la posterior guerra Rusia-Ucrania, que agravó los problemas de inflación, costo energía y alimentos en todo el planeta.

La sociedad ha visto y apreciado a un Presidente trabajador que día a día se esfuerza en enfrentar problemas y apagar fuegos, que en la mayoría de los casos son imprevisaciones de funcionarios importantes que parecen no estar en la misma página del Presidente y que, innegablemente, han erosionado la imagen del gobierno en diferentes áreas de poder.

A veces, da la sensación de que “Luis está sólo”, cuando se aprecia al gobierno como un todo y se le compara con el empeño del Presidente, con excepciones muy contadas de funcionarios dinámicos que están trabajando correctamente y que así lo aprecia la gente.

Creo que el presidente Abinader ha creado grandes expectativas en estos dos años de gobierno, que podrían ser determinantes en su futuro político y en las probabilidades de una reelección. El primer tema es Haití.  Si bien en el plano internacional ha llevado de manera valiente a la comunidad internacional una posición correcta en defensa de la República, menos cierto es que, en el plano interno, los problemas migratorios se agravan. Sigue imparable la invasión de vientres, siguen entrando miles de ilegales, las repatriaciones han sido muy tímidas y, lo más preocupante, el muro luce se lo están saboteando con un paso de hicotea en su construcción.

El otro tema crucial es el de la lucha contra la corrupción. El Ministerio Público independiente está haciendo su trabajo, pero esa encomiable labor  ha afectado intereses de poderosos grupos empresariales que presionarán al Presidente para que destituya a la magistrada Yeny Berenice, lo que sería la ruina y descalabro total del gobierno en esta materia. Lejos de destituir al Ministerio Público ndependiente, el pueblo quiere un respaldo total del Estado a sus acciones de profilaxis de la conducta de los funcionarios públicos con el tema corrupción. El balance del gobierno de mi amigo Luis Abinader es, hasta el momento, con luces y sombras, positivo, pero el rumbo político de su gobierno dependerá de cómo maneje estos dos temas cruciales: Haití y la lucha contra la corrupción. Sí, es bueno al llegar a la mitad del periodo decir que el pueblo quiere el presidente Abinader remenee la mata, que haga cambios importantes en renglones básicos en que los funcionarios no han estado a la altura de lo que se esperaba de ellos.

PUBLICIDAD
Mostrar más
Botón volver arriba