Internacionales

París y suburbios en alerta máxima por coronavirus, pero restaurantes siguen abiertos

París y sus suburbios pasarán a zona de alerta máxima con nuevas restricciones, que serán reveladas el lunes, a causa del aumento de casos de coronavirus pero los restaurantes seguirán abiertos, anunció el domingo a la AFP la oficina del primer ministro.

La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, precisará el lunes por la mañana en rueda de prensa estas «medidas obligatorias», que durarán 15 días y afectarán a la capital y a sus tres departamentos limítrofes.

Entrarán en vigor el martes y se da por sentado que conlleva el cierre de las cafeterías, como es ya el caso en la ciudad portuaria de Marsella (sur) y en la isla de Guadalupe, en el Caribe.

Esta decisión gubernamental se basa en datos preocupantes del fin de semana que confirman una tendencia de degradación de los tres indicadores básicos de la pandemia.

Se trata de la tasa de incidencia de la enfermedad entre la población en general, la proporción entre las personas mayores y el índice de ocupación de camas de reanimación por pacientes de covid-19.

El ministro del Interior, Gerald Darmanin, reconoció que el cierre de bares y cafeterías sería «duro» para todos.

«Somos franceses, nos gusta beber, comer, vivir, sonreír y besarnos», declaró el domingo a la televisión LCI y la radio Europe 1.

– «Nos gusta beber» –

«Pero también lo estamos haciendo porque la gente quiere que lo hagamos», agregó.

La televisión BFM publicó el domingo una encuesta según la cual el 61% de los habitantes de París y sus suburbios están a favor del cierre de los bares, que actualmente pueden permanecer abiertos hasta las 22H00 (20H00 GMT).

Los restauradores obtuvieron «un protocolo sanitario reforzado aplicable en las zonas de alerta reforzada y en áreas de alerta máxima, lo que permite que los restaurantes sigan abiertos», subrayó la oficina del primer ministro.

El gobierno precisará el lunes las modalidades de este protocolo, que implica nuevas restricciones.

Esta medida debería facilitar la reapertura de los restaurantes en Marsella (sur), en medio de una fuerte movilización del sector.

Por último, y ante el aumento de la circulación del coronavirus, el gobierno recordó la necesidad de privilegiar el teletrabajo «más que nunca» en estas zonas.

Otras grandes ciudades, como Lille (norte), Lyon (sureste), Grenoble (sureste), Toulouse (sur) y Saint-Etienne (este), donde la situación sanitaria sigue siendo preocupante, también podrían ser declaradas pronto zona de alerta roja.

Francia informó de 16,972 nuevos casos de coronavirus solo el sábado, el número diario más alto desde que el país comenzó a realizar pruebas generalizadas.

AFP

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba