FARANDULA

Rafely Rosario: La presión de ser hijo de un líder de clan musical

SANTO DOMINGO.- Rafa Rosario y su hijo Rafely entonaban viejas cancio­nes de amor. El padre tocaba la guitarra y el hijo le acompañaba con las voces. Una linda escena de unión, registrada por re­porteros de LISTÍN DIARIO, entre padre e hijo, que re­salta los valores del Mes de la Familia.

Cuando los hijos deciden seguir los pasos de sus pa­dres, y más si estos son fa­mosos, el camino a seguir es mucho más difícil. Nunca faltarán las comparaciones y siempre serán altas para los vástagos las expectativas por cumplir.

Rafely Rosario ha encon­trado en su progenitor, líder de la tradicional agrupación merenguera Los Hermanos Rosario, su líder a seguir, el camino que desea transitar en la vida y, ¿por qué no?, a su artista favorito.

Ser hijo de uno de los me­rengueros más populares del país y tratar de seguir sus pasos no ha sido fácil para el joven artista. La pre­sión del público que espera que el hijo llene los zapatos de su papá ha sido la bujía para seguir luchando por su sueño.

Presión vivida

“Aunque amo ser meren­guero y cantar en la orques­ta, he vivido la presión de la gente y me ha afectado un poco, no porque yo desee convertirme en Rafa Rosa­rio, que eso sería un honor y es lo que realmente deseo si fuera posible, sino porque el público no entiende que soy una persona diferente, que pienso diferente y que cuan­do llegué a la música ya mi papá era un artista muy fa­moso y con muchos años en la música”, explica.

Rafely, que en el 2005 se dio a conocer con una ver­sión en merengue del tema “La camisa negra”, dado a conocer por el colombiano Juanes, agradeció a quienes sí entienden su individuali­dad artística.

No se siente mal. Al con­trario, resalta el cariño del público, el cual comenzó a disfrutar desde niño.

Además de ganarse su propio espacio musi­cal, también señala que la bendición de la gente vie­ne porque ha heredado ser parte de la dinastía musical Rosario.

Cuando se le pregunta si le gustaría convertirse en Rafa Rosario, dice: “Mi pa­pá es mi artista favorito, es mi norte a seguir. Siempre he externado que quiero ser como él. Seguir sus pa­sos es mi meta, y no es fá­cil porque mi papá es uno de los artistas más exitosos del país”. Entre Rafely y su padre se observa una linda relación de mucho respeto y admiración de parte del hi­jo, y de un inmenso amor y proteción de parte de Rafa.

Con los sentimientos a flor de piel y los ojos brillo­sos Rafely reconoció que el merenguero ha sido “padre y madre” para él y para sus hermanas. “La verdad debe ser dicha, mi papá fue quien nos crió a todos nosotros, sus hijos, nos educó, siem­pre pendiente todo el tiem­po; nunca se ha apartado de mí, ha sido padre y madre a la vez para todos nosotros”.

 Rafa Rosario:

“Debe forjar su camino”

Desde que Rafely era pe­queño, el líder de la dinas­tía Rosario reconoció en su hijo un gran talento. Así que le hizo estudiar para cuan­do llegara el momento.

A pesar de contar con grandes oportunidades la historia musical del jo­ven merenguero ha tenido sus altas y bajas, y su padre siempre le acompañó en to­do momento.

“Siempre le he dicho a mi hijo que debe cosechar el amor de la gente, porque el talento ni el cariño se he­reda, debe marcar su propio camino porque ya el nues­tro está hecho”, expone.

Rafa dijo nunca sentir te­mor de que su único hijo va­rón se dedicara a la música. Le daba tranquilidad saber que estaría en su orquesta.

Su entrada al grupo se dio de manera natural. Un día cantando en Panamá el público pidió un reguetón y Rafely, quien estaba detrás del escenario, aprovechó e interpretó “La gasolina”, que en ese momento era el petardo musical del puerto­rriqueño Daddy Yankee.

Lo hizo tan bien que lo­gró su pase de entrada a la orquesta activa en el me­rengue desde 1978.

“Cada persona tiene que marcar su destino y bus­car su propia vía y es lo que ha hecho Rafely. Como pa­dre he deseado que actúe y piense como yo, pero de­bemos reconocer que los hi­jos son personas diferentes, que sentimos diferentes y que han crecido en un mun­do diferente”, dice al res­ponder sobre las expectati­vas que tiene con su hijo en la música.

 ACTITUD

No debe ser como yo.

“La gente critica a mi hi­jo porque no es como yo, él no tiene que ser co­mo yo. Él sabe que parte del cariño que le tiene la gente es porque es mi hi­jo. Rafely nunca será co­mo yo porque es Rafely. Es un buen hijo y ser hu­mano, con sus altas y sus bajas, es muy cariñoso y respetuoso conmigo”.

Padre y abuelo.

El artista dijo que siem­pre ha estado presente para sus hijos, nietos y toda su familia.

YNMACULADA CRUZ HIERRO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba