Nacionales

Red pública de hospitales está en condiciones muy delicadas

SANTO DOMINGO.- Un sistema hospitalario en condiciones muy delica­das, asegura el doctor Ma­rio Lama que ha sido en­contrado en la red de 178 centros que conforman el sistema público de salud, matizado por disparida­des en infraestructuras y equipos, presupuesto li­mitado y recursos huma­nos escasos y sin un con­trol por prioridades.

Ese es el primer diag­nóstico general de la si­tuación hospitalaria que ha podido levantar hasta el momento el recién de­signado director ejecuti­vo del Servicio Nacional de Salud (SNS), mien­tras lleva a cabo otros le­vantamientos que le reve­len la realidad en cuanto a los centros diagnósticos y recursos humanos, entre otros aspectos.

Entrevistado por Lis­tín Diario en su despa­cho, Lama, de profesión gineco-obstetra, tiene en carpeta una lista de prio­ridades para aplicar a me­diano plazo, con las que está seguro la población verá cambios importantes en los servicios de salud en los próximos 6 meses.

“Es una situación muy delicada que tiene el siste­ma hospitalario de la Re­pública Dominicana, son más de 178 hospitales con una situación interna muy delicada”, señala el direc­tor del SNS, y pasa a ex­plicar los motivos de su razonamiento.c Primero, agrega, la red de hospitales tiene dos mundos: algunos hospitales súper modernos en su infraestructura y muy equipados, que son mino­ría, y la gran cantidad de centros tienen una condi­ción difícil, sobre todo en infraestructuras muy de­terioradas, con filtracio­nes, falta de adecuaciones internas para emergen­cias, cirugías, consultas, personal y suministro de oxígeno.

A eso se suma, seña­la, el anticipo (subvención presupuestaria) que es de­ficitario y se ha mantenido fijo sin ningún incremen­to durante los últimos cin­co años, y de esos recur­sos el 40% va al Programa de Medicamentos Esencia­les (Promese), que es el en­cargado de suministrarles medicamentos e insumos, pero que tampoco suple la cantidad requerida, por lo que los hospitales se ven obligados a comprar medi­cinas mucho más caras.

Dice que hay la falta de un sistema de vigilancia y monitoreo de los equipos y de control del recurso hu­mano.

Los 56 remodelados

En torno a los 56 hospitales intervenidos, remodelados, reconstruidos y construidos por el pasado Gobierno, La­ma dijo que muchos se in­auguraron o se abrieron pe­ro con detalles pendientes y otros no se han puesto en funcionamiento.

Como ejemplo señaló al hospital Pedro A. Mar­chena, de Bonao, que tie­ne características regio­nales, muy moderno, bien estructurado y un equipa­miento envidiable, pero no se ha terminado, está en proceso de instalación de equipos, no se ha habi­litado, no se ha hecho la capacitación de recursos humanos ni tiene un pre­supuesto adecuado para la contratación del perso­nal que necesita.

También citó a la Ciu­dad Sanitaria Luis Eduar­do Aybar, una mega obra, un complejo moderno, pe­ro que requiere de una gran inversión y un presupuesto que le permita mantenerse de manera adecuada a tra­vés del tiempo, lo que im­plica todavía destinar mu­cho tiempo y recursos.

Igual el hospital de Ne­yba que se construyó, pe­ro no se ha abierto. Eso es, agrega el funcionario, répli­ca de lo que ha ocurrido en muchos hospitales a nivel nacional.

Prioridades

Lama recuerda que tan­to el presidente de la Re­pública como la vicepre­sidenta que coordina el Gabinete de Salud han priorizado la salud en Re­pública Dominicana, inclu­yendo el presupuesto, ini­cio de la atención primaria y cobertura universal.

 CLAVES

Prioridades.

En el SNS, explicó La­ma, las líneas de priori­dades están dirigidas a la adecuación de los hos­pitales con intervencio­nes puntuales en áreas de emergencia, consul­tas, personal de salud y unidades fundamen­tales, como los labora­torios diagnósticos y de imágenes.

Prueba.

El sistema de salud do­minicano se ha puesto a prueba con la pandemia del nuevo coronavirus Covid-19.

Deficiencias.

A lo largo de la pande­mia y desde que se de­tectó el primer caso en marzo del presente año, las debilidades observa­das son falta de camas regulares y de cuidados intensivos, personal li­mitado, falta de equipos e insumos, entre otros.

Reclamos.

Tanto el Colegio Médi­co Dominicano como los gremios de enfermería han reclamado mejores condiciones de trabajo.

DORIS PANTALEON

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba