Nacionales

Atrapado en su casa el «violador en serie» que azotó Invivienda

SANTO DOMINGO.- Luego de vivir varias semanas de miedo, incertidumbre y acecho, tras la sombra de un presunto violador que perturbaba las risas, alegría, seguridad y  paz de las niñas y mujeres del sector de Invivienda, ayer cesaron todas estas situaciones al ser capturado  el responsable de estos crímenes. 

Identificado como Maidel Román Jiménez alias (Deito), de 31 años de edad, presunto violador sexual, quien se desplazaba en una motocicleta de color negro y sin placa, fue apresado el viernes por la Policía Nacional, acusado de cometer varios delitos, entre ellos las violaciones realizadas en la barriada del sector afectando por lo menos a cuatro féminas, incluyendo menores de edad de Santo Domingo Oeste.

‘’Deito formaba parte de una estructura criminal dedicada al robo de teléfonos celulares a cualquier costo, lo que aprovechaba para abusar sexualmente de sus víctimas”, dijo el vocero de la Policía Nacional.

El rastro de las pistas alegadas como ‘’bastantes buenas’’ permitieron a las autoridades una búsqueda más completa sobre el caso.

 Deito, personaje terrorífico que había transformado la comunidad  en una pesadilla, al momento de ser arrestado por las autoridades  se le ocupó la ropa utilizada para cometer sus fechorías, un casco, seis celulares y tres relojes inteligentes. 

 La Policía Nacional indicó que el presunto criminal fue capturado en un allanamiento realizado a su vivienda. 

La captura ocurrió un día  después de publicado un reportaje de Listín Diario donde se relataron las peripecias de los moradores aterrorizados, quienes tuvieron que detener sus actividades diarias en la zona, como caminar y trotar por el miedo de tener que salir a las calles y  exponerse a ser una potencial víctima de Deito.  

Aparte de Maidel Román Jiménez, también fue apresado Jonathan Soñé (El Chino), quien recibía los celulares robados para revenderlos. Ambos antisociales serán puestos a disposición de la justicia para los fines correspondientes. 

Grito ciudadano
Las firmes denuncias de los ciudadanos,  una  marcha pacífica y el eco pidiendo justicia, fueron parte de las formas de llamar la atención de la comunidad a las autoridades para la detención de Deito. 

El miedo e inseguridad acompañaban a los moradores cada día, quienes en  un ambiente cargado de tensión e indignación se sentían al límite por todos los eventos que estaban pasando y con la poca acción de las autoridades. 

Lourdes y  Karina, residentes del sector, estaban  llenas de temor e incertidumbre por cada momento que tenían que salir de sus casas a  trabajar sin saber que pasaría, y quién podía estar observándolas. Por otra parte Wilkin, encargado de un colmado y quien fue víctima de robo al igual que algunos mercaderes, poseía un rostro de inconformidad y desesperanza por  la delincuencia que afecta el sector.

ANA AYBAR

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba