Decisiones equivocadas

PUBLICIDAD

POR JUAN TAVERAS HERNANDEZ.- Pensé que la primera visita que haría el ex presidente Danilo Medina sería a la cárcel para ver a sus hermanos y a los miembros de su seguridad encarcelados desde hace meses acusados de enriquecimiento ilícito, falsedad de documentos, desfalco, abuso de confianza, robo y otros delitos. ¡Yo lo habría hecho! 

Ningún pariente, amigo, compañero o jefe de mi seguridad preso por cualquier delito o crimen, dejaría de visitarlo para mostrar mi solidaridad, al margen de no compartir los hechos que se le imputan. Estaría en el deber de presumir la inocencia de mis amigos y parientes.  

Es literalmente imposible que Danilo Medina como jefe de Estado no supiera nada de lo que ocurría en su entorno, a menos que padeciera de sordera y ceguera, porque se supone que el presidente es la persona más y mejor informada al ser jefe de los organismos se seguridad del Estado. 

Sus hermanos no podían acumular tanta fortuna como la que le atribuye el ministerio público. Con tan solo ver las propiedades adquiridas por sus hermanos -de padre y madre- provenientes de un pueblo tan lejano y pobre como Arroyo Cano, que no heredaron un peso, ni vivieron en la opulencia, cualquiera por lo menos habría sospechado. Las caravanas de vehículos de lujo rotulados que usaba su hermanito en las campañas electorales no pasaban desapercibidas ante los ojos de nadie porque ni siquiera pagaban el peaje en las carreteras, de lo cual los medios de comunicación se hicieron eco en más de una ocasión.  

En menos de ocho años los oficiales del cuerpo de ayudante enloquecieron adquiriendo propiedades y acumulando fortunas. Saltaron de la pobreza extrema la riqueza extrema. ¡Todo ocurrió a menos de un metro del hombre mejor enterado de la República! Es  imposible que el presidente no supiera absolutamente nada del entramado corrupto de sus hermanos, jefes del Cuerpo de Ayudantes, etc. 

Pensé -que iluso soy- que antes de ir a la provincia de Azua a “juramentar” a personas que ya se han “juramentado” en más de un partido, por  los 500 pesos y el pica-pollo, se detendría, aunque fuera por unos minutos, en la cárcel para ver a sus parientes, ya  que está en la misma ruta para darle un fuerte abrazo.  ¡Pero no lo hizo! ¡Que bárbaro!  Su primera visita fue para “juramentar” a personas que no conoce, que nunca ha visto en su vida, con las que no tiene ninguna relación ni parentesco. ¡Qué hombre más indigno! ¡Es verdad que los ingratos no tienen memoria! 

Sólo en un país como este Danilo Medina puede salir por los pueblos a juramentar supuestos nuevos miembros de su partido. En ningún otro lugar del mundo una persona que gobernó el país por ocho años y que era el hombre más poderoso junto con Leonel Fernández durante otros 12 puede salir de su casa sin recibir la repulsa popular. ¡Solo en este país! 

Le mejor muestra de que no existe justicia en la República Dominicana son los políticos que han pasado por el gobierno sin ser tocados ni con el pétalo de una rosa a pesar de todas las evidencias en su contra. Danilo debió correr la misma suerte que sus hermanos y jefes de su seguridad. Y ni siquiera ha sido llamado para interrogarlo. Y tiene el descaro de presentarse ante los medios de comunicación y decir que la pobreza se debe a las “malas decisiones” que ha tomado el presidente Luís Abinader en medio de una pandemia, de una crisis económica y de una guerra que afectan al mundo. ¡Abusador! 

La pobreza del pueblo dominicano se debe, entre muchos otros factores, a la corrupción de los gobiernos del PLD que encabezaron Leonel Fernández y el propio Danilo Medina. Fue durante esos 20 años que se robaron el presente y el futuro del pueblo dominicano. ¡Canallas! ¡La “mala decisión” fue la que tomó el pueblo como votó por el PLD! La “mala decisión” la toma el ministerio público cuando por miedo, solo por miedo, no ha llevado a la justicia a los responsables de los sobornos millonarios de Odebrecht, a los responsables de sobrevaluar todas las obras construidas durante los últimos 20 años incluyendo “Puta Catalina”.  

Y para que la rabia y la impotencia sea mayor, dice una representante del “ministerio público independiente» que Danilo ha sido investigado, pero no hay indicios que lo involucren en actos de corrupción, como si él no fuera presidente de la República cuando a los funcionarios de su gobierno solo les faltó colocarle un motor fuera de borda a la media isla para robársela. ¡Oh mi Dios!, como dice un cronista deportivo. 

PUBLICIDAD
Mostrar más
Botón volver arriba