DEPORTES

Jerez espera que esta vez haya un “si si si si a la pelota”

Si si si si si, ahora díganle que si a esa pelota. Sería en esta ocasión la fra­se ideal que mejor identifi­que al dominicano Ernesto Jerez, tras su nominación al premio Ford D. Frick, del Salón de la Fama, la mayor distinción que puede recibir un hombre del micrófono en el béisbol.

Ernesto, con un historial que en el béisbol nació en 1995 y cuyo trabajo crece y se expande por todas las na­ciones que disfrutan de sus narraciones es desde hace un buen tiempo un emba­jador de Dominicana que triunfa en las Grandes Li­gas.

Desde la cabina de ESPN, el emporio deportivo que le abrió las puertas ha­ce ya casi tres décadas, Je­rez ha colocado su sello úni­co y distintivo en todo tipo de narraciones, con tanta gracia, versatilidad y domi­nio que la misma se ha ex­pandido hasta el baloncesto de la NBA.

Ernesto, tras su nomina­ción al renombrado premio conversó de manera amplia con Listín Diario sobre el re­conocimiento que le hace el Salón de la Fama de Co­operstown al incluirlo en el grupo de ocho aspirantes que optan por el mismo, cu­yo ganador se dará a cono­cer el próximo 9 de diciem­bre.

Y como si se tratara de una jugada pintada pa­ra dobleplays, en esa mis­ma fecha Jerez celebrará su aniversario 53.

De ser merecedor del ga­lardón se unirá a Juan Ma­richal, Pedro Martínez y Vladimir Guerrero como los dominicanos con un ni­cho en Cooperstown, lugar que cuenta con un salón es­pecial dedicado a los miem­bros de la prensa escrita, ra­dio y televisión.

“Esto representa una gran honra para mí el he­cho de que el Salón de la Fama me haya nominado a uno de sus premios más dis­tinguido”, expresó Jerez, en su conversación con Héc­tor J. Cruz, Editor Deportivo de Listín Diario. La entrevis­ta de 50 minutos está dispo­nible en el canal de Youtube del Listín Diario y demás re­des sociales

Graduado de Adminis­tración de empresas en Uca­maima, desde su inicio en 1995 en ESPN, el santiagués ha narrado para este medio desde 1997 todas las series mundiales y luego de un año después no ha faltado a nin­guno de los partidos de Es­trellas. También incluye las Series del Caribe.

Con aspiraciones de ser un productor, Ernesto aplicó en ESPN para ese puesto, pe­ro en ese momento no exis­tía vacante, ya un compa­ñero le había recomendado que elevara su accionar con algo de narración y pasaba por la experiencia en el pro­ceso de la entrevista. “Llevé mi videos y quiero ser un ta­lento de la narración, pero tampoco había vacante.

Jerez recuerda que en di­ciembre de 1994 se encon­traba en el de vacaciones, y a su retorno a Boston escucho un par de mensajes en la gra­badora, estos provenían de ESPN y querían realizar un casting con él, fue un par de fin de semanas, luego fue es­cogido en un grupo de cua­tro talentos y en ese enton­ces se quedó y un cuatro de febrero comenzó de manera definiva.

“Recuerdo que comencé a narrar basquetbol univer­sitario, luego lo hizo en NBA y ya el resto es historia”, sos­tiene.

Como buen narrador es dueño de múltiples frases, por mucho la mejor, la que lo distingue y representa entre su amplia legión de admira­dores es. No, no, no, no, no, díganle que no a esa pelota, la cual es parafraseada por niños, jóvenes, adultos y has­ta las féminas a través de los años se han contagiado con la misma.

Algunos premios
Hijo de Don Angel Alejandro Jerez, ingeniero y arquitecto y Dulce Bueno de Jerez, em­pleada privada, Ernesto du­rante su carrera ha sido me­recedor de Premios Emmy, el primer miembro de ESPN en obtenerlo en español, en el 2015 logró el galardón como Academia de la televisión norteamericana como Perso­nalidad Deportiva, también obtuvo el premio Casandra y el Soberano, el Pabellón de la Fama del Deporte domini­cano también lo ha recono­cido.

“Cada distinción que he recibido nunca sería posible sin el soporte que me brinda mis compañeros de labores, somos todo un equipo, que nos compenetramos para lo­grar nuestro objetivo, que es buscar que todo salga lo más bien posible”, señala Jerez al Listín Diario.

Como compañero se re­fiere a la labor que junto a él realizan Luis Alfredo Al­varez, Guillermo Celis, En­rique Rojas, Orlando- Du­que- Hernández, Carolina Guillén, en su momento Fer­nando Alvarez. Mientras que en el baloncesto ha logra­do gran química con Carlos Morales, Fabricio Oberto en­tre otros. “Todos los galardo­nes los recibo con humildad, lo visualizó y lo único que te queda es dar las gracias, pa­ra mí es de gran importancia un buen estrechón de ma­nos, una llamada, una bue­na conversación, a todos los valoró igual y de una manera muy especial”, señala Ernes­to, quien se crio escuchando las narraciones de Lilín Díaz.

Desde joven se identificó con los mejores de la historia en su profesión, Billy Berroa, Johnny Naranjo, Roosevelt Comarazamy, a quien consi­dera el más completo, Guelo Tueni, Tomás Troncoso entre otros.

El no, no, no, diganle que no a esa pelota
Jerez, quien no rebusca fra­ses, afirma que nunca se has entado a escribir una, lo del no, no, no nació de mane­ra jocosa, una productora le expresó que el juego de una fecha que se repetiría no se grabó el audio y ahí comen­zó a decir no, no, no mos­trando por lo sucedido

lo decía una y otravez, su compañero Luis Alfredo Al­varez lo escucho, lo imitó y luego Jerez comenzó a usar­la, la cual ha ido perfecciona­do con el tiempo.

Algunas frases.
Joyita a la defensiva” (jugada defensivamente espectacular).

“Oh… ¿En serio?” (juga­da defensivamente es­pectacular).

“Sentenciado” (ponche cantado o out a un co­rredor).

“Swing y abanica” (pon­che tirándole).

“Buenos días, buenas tardes y buenas noches” (ponche con 3 lanza­mientos).

“A ver” (antes de cada lanzamiento en momen­tos de tensión).

Otros finalistas
Son Buddy Blattner, Joe Buck, Dave Campbell, Dizzy Dean, Don Drys­dale, Al Michaels y Dan Shulman.

Latinos con premio.
Buck” Canel (1985), Argentina; Jaime Ja­rrín (1988) y el cubano Rafael “Felo” Ramírez (2001).

PEDRO G. BRICEÑO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba