Llevan a Miami a sospechosos del crimen de Moise

PUBLICIDAD

Las autoridades de Estado Unidos arrestaron a un grupo de sospechosos haitiano estadounidenses y colombianos después de transportarlos de Haití a Miami para enfrentar cargos federales de conspiración en relación con el asesinato del presidente Jovenel Moïse.

Los cuatro sospechosos están acusados de ayudar a coordinar un secuestro fallido del presidente de Haití para destituirlo de su cargo a su regreso de una visita de estado a Turquía en junio de 2021, y luego de conspirar en un plan final para matarlo en su casa en la ladera, suburbios de Port-au-Prince, al mes siguiente.

Tres de los cuatro sospechosos vivían en el sur de Florida: James Solages, quien renunció a su trabajo en un hogar de ancianos para trabajar en una empresa de seguridad vinculada a un complot para destituir a Moïse de su cargo; Joseph Vincent, ex informante confidencial de la Administración de Control de Drogas; y Christian Emmanuel Sanon, un médico y pastor haitiano que dividía su tiempo entre Estados Unidos y su patria caribeña y quería reemplazar a Moïse como presidente.

Con ellos también trasladaron a Miami: Germán Rivera García, un coronel colombiano retirado que es uno de los presuntos cabecillas del mortífero ataque.

Con estas transferencias de Haití a Florida, un total de siete acusados han sido acusados en el caso de conspiración para asesinato presentado en la corte federal de Miami.

La investigación del sur de la Florida, encabezada por el FBI e Investigaciones de Seguridad Nacional con la Oficina del Fiscal Federal, continúa enfocándose en una compañía de seguridad del área de Miami y su fundador, Antonio “Tony” Intriago, quien interactuó con los sospechosos pero no ha sido arrestado ni cargado.

Defensa de “inocencia”

El abogado de Intriago ha sostenido que solo proporcionó servicios de guardaespaldas para Sanon a través de su Unidad de Seguridad Contra el Terrorismo (CTU) como parte de las aspiraciones presidenciales de Sanon y no sabía nada sobre un complot para matar a Moïse.

La investigación de Estados Unidos sobre el asesinato se ha desarrollado a trompicones durante el último año y medio, un período de violencia de pandillas y agitación política sin precedentes en Haití.

Mientras tanto, la investigación paralela del gobierno haitiano se encuentra actualmente en su quinto juez de instrucción y ha recuperado un poco de impulso después de haberse estancado debido a la rotación de jueces.

Escollos en la pesquisa

El caso en Haití ha generado más de 40 arrestos, pero hasta ahora no hay cargos formales.   

La PNH remueve mandos

A poco más de 24 horas de conocido un informe de inteligencia haitiana que involucra a tres altos rangos de la Policía Nacional de Haití en la planificación del asesinato de siete de sus agentes, el cuerpo de orden público dio remezón en sus estructuras de mando clave en varias zonas.

También, la medida se produce cinco días después de que fuerzas de la institución demandaran mejores condiciones de trabajo y una variación de medidas internas.

El asesinato de 14 policías en poco más de tres semanas ha elevado la tensión en Haití.

El ataque de grupos armados la semana pasada en la localidad haitiana de Savien, en la región de Artibonite, en el que murieron siete policías, fue supuestamente planificado en Puerto Príncipe por tres altos cargos de la Policía.

MIAMI HERALD

PUBLICIDAD

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *