Opinión

Se lo creyeron

POR JUAN TH.- Lo creyeron de verdad. Pensaron que no se irían nunca, que habían llegado para quedarse, que se perpetuarían en el poder como las dinastías China de cientos de años, la francesa de más de 700 años o como hizo el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en México que se fundó en 1929 y se mantuvo en el gobierno hasta el 2000 convirtiéndose en un partido hegemónico que instaló un régimen autoritario sobre la base de fraudes electorales, violencia, terror, clientelismo y corrupción.

Pensaron que no abandonarían la zona de confort que habían creado corrompiendo todos los estamentos de la sociedad, incluyéndose. No quedó un partido, asociación, gremio, etc., que no cayera en su trampa envilecedora. Jamás, ni durante las dictaduras, la corrupción había tocado todo el tejido social, como dicen los sociólogos, con tanto éxito.

El país le pertenecía. Acumularon riquezas y poder: Grandes mansiones, amantes, mujeres hermosas, reinas en lujosos autos con carteras de cinco y diez mil dólares, bebidas exquisitas, banquetes en los más lujosos y caros restaurantes, villas veraniegas de magnates, vacaciones con la familia en Estados Unidos, Francia, España, Italia, Alemania, México, Buenos Aires. Viajaban en “primera clase”; tenían helicópteros, jets, cuentas bancarias millonarias aquí y fuera; dueños o socios de grandes empresas a través de terceros. Jeques, reyes, príncipes. Todo les sonreía. Media isla a sus pies; 48,700 kilómetros, más de 10 millones de personas arrodilladas.

En una ocasión el dirigente del PLD, Lidio Cadet, dijo que “los corruptos no dejan huellas”. Por lo tanto no hay forma de someterlos a la justicia, encarcelarlos y despojarlos de sus fortunas mal habidas. Escuché ese mismo argumento hace unos días. Me huele a impunidad, a un “borrón y cuenta nueva” disfrazado de legalidad judicial. (Me siguen gustando los modelos de Singapur y de China). Un ladrón de los recursos del Estado, que le quita al pueblo educación, salud, vivienda y seguridad, no puede tener los mismos derechos que un ciudadano común y honesto. (Me niego a creer esa vaina).

¿”Pruebas”? Solo hay que ver cómo vivían antes y cómo viven ahora, qué tenían antes de llegar al poder y qué tienen ahora. ¿Cómo puede un pobre clase media baja o media acumular fortunas desde el gobierno a menos que sea robando? Que algún abogado, periodista, fiscal o juez me lo explique.

¿Cómo un barquero debajo de un árbol, que no tenía ni con que caerse muerto, de repente, porque su hermano llegó a la presidencia de la República, es dueño del país? ¡Que alguien me lo explique! ¿Que no hay pruebas? ¿Y que más prueba que el árbol y los clientes que por 30 y 50 pesos se recortaban el pelo y se afeitaban la barba?

EL AUTOR ES PERIODISTA

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba