Mi Espacio

SFM no puede seguir así

Por Marcos Santos. – El derrotero que llevamos como ciudad, no es nada bueno, todo lo contrario, causa pavor.

Da la impresión, que la vida de una persona no vale nada en San Francisco de Macorís, y eso no se puede permitir bajo ninguna circunstancia.

Los atentados a tiros, el sicariato, el asesinato a sangre fría, y un salvajismo desenfrenado, se ha apoderado de nuestro pueblo.

Y lo peor del caso, es que no vemos acciones concretas de las autoridades para frenar esta ola de violencia y delincuencia que estamos padeciendo.

No basta con declaraciones a la prensa, eso no es suficiente.

San Francisco de Macorís, debe ser intervenido de manera inmediata.

Intervenir lo que a todas luces aparenta ser, el creciente negocio del narcotráfico, actividad esta, que para desarrollarse como se desarrolla en este municipio, debe contar con algún tipo de padrinazgo de las propias autoridades.

En los barrios, todo el mundo sabe donde operan los puntos de drogas, menos la Dirección Nacional de Control de Drogas, DNCD, ni la misma policía.

La ciudad del Jaya, debe ser la que tiene mayor cantidad de armas de fuego ilegales en la República Dominicana.

Y dizque eso, no lo saben quiénes están llamados a enfrentar el crimen en nuestro país.

La clase política, los comerciantes, los empresarios, los médicos, los abogados, los ingenieros, los periodistas, los profesores, las enfermeras, los obreros, los chiriperos, las amas de casa, los motoconchistas, los taxistas, los banqueros, las dueñas de salones de belleza, los gremios, todos sin excepción, debemos unirnos para aunar esfuerzos junto a las autoridades, para rescatar a San Francisco de Macorís del atolladero en que se encuentra.

Jamás, podemos permitir que el tigueraje que hoy nos arropa, nos quite nuestra paz, y nuestra tranquilidad.

¡Basta ya!

El autor es conductor del programa “Con Marcos Santos por Imagen Universal TV, de lunes a viernes de 8 a 9 de la noche, y director de CALLE56.COM y MUJERESRD.COM

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba