FARANDULA

Rivalidades históricas: La música dominicana registra varios enfrentamientos desde el siglo XX

La rivalidad en­tre los artistas, a veces, surge de manera na­tural. En algu­nas ocasiones es un trabajo de mercadeo y publicidad planificado. Y muchas veces una controversia o un plei­to entre populares figuras es más entretenido que las mismas propuestas artísti­cas de sus protagonistas.

En el género urbano la “tiraera” es una guerra ver­bal, característica del regue­tón, reggae dancehall y el rap. Según los expertos, es la esencia de la música ur­bana.

En otras épocas y en otros géneros también hubo enfrentamientos parecidos entre dos artistas que se pe­leaban por el favor del pú­blico. República Dominica­na registra varios casos.  

En la actualidad, se esce­nifica una de las rivalidades más mediática y subida de tono que se hayan registra­do en los últimos 20 años.

Lápiz y Mozart

El Lápiz Conciente, deno­minado “El papá del rap”, y Mozart La Para escenifican un combate “lirical” que ha ido más allá de la música, llegando a tocar el aspecto personal y desatando la lo­cura de sus seguidores.

La tirria de estos dos can­tantes se desató la semana pasada cuando Mozart lan­zó el tema “Golpe de es­tado”, recibiendo una res­puesta inmediata departe del Lápiz con “Tú no´ta”.

El combate continuó con “Game over”, por parte de Mozart, y “9 días”, en voz del Lápiz.

El tercer asalto fue abier­to por Mozart con el tema “El papá del Lápiz”, el que fue respondido, en el día de ayer, con un “nocaut” propi­nado por El Lápiz con “Des­canso eterno”. Ahora que­dan las expectativas de si se irán al cuarto round.

Johnny y Wilfrido

En la historia de la mú­sica dominicana hay un “match” recordado. En los años 70 cuando Johnny Ventura dominaba la es­cena y se erigía como ído­lo del merengue, Wilfrido Vargas comenzaba a posi­cionarse como una las figu­ras de este género más pro­metedoras, con un cambio de estilo y una creatividad musical impresionante.

Fue con ellos que el país vivió una de las rivalidades artísticas más feroces y en­carnizadas que haya cono­cido la historia del mundo del espectáculo dominica­no.

Los hechos quedaron pa­ra recordar, y fueron tantas las controversias que llega­ron al extremo de inventar, en una ocasión, la presencia de una supuesta bomba en un avión en el que viajaría Wilfrido Vargas y orquesta, en la que de alguna mane­ra se responsabilizaba a Jo­hnny Ventura y allegados, lo que resultó ser una falsa alarma. Ambos merengue­ros siempre se han referido al tema y lo tratan con mu­cha jocosidad. Y han dejado claro que sí hubo una riva­lidad artística, pero nunca personal.

Olga Lara y Vicikiana

Si los dominicanos disfruta­ron de una competencia ar­tística fue la de Olga Lara y Vickiana.

En la década de los 80 las baladistas vendían un esti­lo diferente. Olga más res­catada y sublime, mientras que Vickiana más sensual y atrevida, tanto en las letras de sus canciones como en su vestuario.

Este enfrentamiento na­ció justamente con el ini­cio de la carrera de las ar­tistas. Olga empezó un año antes cantando en El Show del Mediodía (Color Visión) y Vickiana en el programa “Fiesta” de Teleantillas. Am­bos programas eran compe­tencia, así que la rivalidad comenzó desde los dos es­cenarios.

La historia del espectácu­lo no ha vuelto a registrar  otro fenómeno de compe­tencia en donde los segui­dores exhibían el poder de las artistas llenando esta­dios y plazas en todos los pueblos del país.

Pavel y Wason

Desde que Wason Brazobán decidió abandonar al grupo Negros y lanzarse como so­lista, el público de inmedia­to le buscó a su contrincan­te y, obvio, tenía que ser su colega, el también cantau­tor Pavel Núñez.

Desde entonces, ellos han vivido una rivalidad ali­mentada por su fanaticada, al punto que en una ocasión subieron juntos a cantar en el Festival Presidente.

Sus conciertos han sido motivo de comparación. Es­cenarios como Hard Rock Café y el Teatro La Fiesta del hotel Jaragua es donde Wason y Pavel han demos­trado, por separado, su po­derío artístico.

En una entrevista para este diario Pavel dejó claro que Brazobán no es su com­petencia: “Cuando te sien­tes amenazado es porque entiendes que tienes una competencia. Wason no es mi competencia, siempre he dicho que Wason va di­rigido a un público, y yo a otro. Que compartimos un mercado, más no escena”.

Las mejeres urbanas

En el género urbano las mu­jeres también han escenifi­cado sus contiendas. Hace un par de años La Insupe­rable y La Materialista se convirtieron en las rivales bestiales del espectáculo. Las redes sociales sirvieron de canal para denotar, in­cluso el aspecto físico, des­calificarse y hasta burlarse una de la otra. La “lucha olímpica” entre ambas ex­ponentes llegó al escenario del Aniversario Telemicro, en 2018, cuando la pro­ducción las puso a compe­tir en el escenario, teniendo La Insuperable una victoria que aún sus fanáticos se go­zan.

También las cantantes Melymel y Milka tienen ca­pítulos escritos en base a ri­ñas que han pasado desde la música a lo personal.

Michael y Sexappeal

Según relata Sexappeal, la rivalidad entre él y Michel se da luego del posiciona­miento suyo como salsero, ya logrando premios y giras internacionales en su carre­ra.

Relató que Michel vio la oportunidad de sonar, al reubicar su carrera en el gé­nero de la salsa y empren­der un enfrentamiento al autoproclamarse “el papáde Sexappeal”.

“Al principio yo cogí mi cuerda, pero después en­tendí que esa rivalidad le hi­zo muy bien al género”, dijo en una entrevista al progra­ma “Al Tanto” de Colombia Alcántara.

Cheddy y Lumy

En el humor, Cheddy García y Lumy Lizardo son las eter­nas rivales. Ellas no se gus­tan y siempre se han tenido sus “cositas”.

En una oportunidad Cheddy contó a LISTÍN DIARIO que “hubo ciertos encontronazos, entre los cuales yo tuve que lamen­tablemente usar la fuerza, porque cuando alguien te va a ofender de una forma violenta, no debes esperar a que te maltraten”.

YNMACULADA CRUZ HIERRO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba