Opinión

Marca País

POR JULIO MARTINEZ POZO.- Me fascinó el montaje que rodeó el lanzamiento de la estrategia de marca país: un protocolo estricto para evitar que una congregación de personas se convierta en foco del virus de la covid-19, que incluyó el sometimiento a una prueba rápida el día previo al acto de todo el que confirmara participar; distanciamiento físico de los asientos con láminas protectoras transparentes entre las ubicaciones, además del uso obligatorio de la mascarilla…

Un espectáculo artístico y cultural impresionante, de una sincronía perfecta entre lo virtual y lo presencial, lo que aparecía en las pantallas que rodeaban el escenario de repente cobraba vida en el público, y representaciones que subían al escenario uniformadas como si se tratara de algunos de los sectores de la economía, el contagio de la música los transformaba en bailarines que ponían a vibrar a todos los presentes con la gracia y la energía de sus coreografías.

Discursos breves y pregrabados en la dinámica del montaje, como fueron los de Ligia Bonetti, ejecutiva por el sector privado en la comisión dedecretada por el presidente Abinader; y de Biviana Riveiro, directora de Prodominicana; el ministro de Turismo, David Collado, quien preside la comisión de Marca País, y el presidente de la República, hablaron en directo.

Ninguno de los discursos pronunciados hasta ese momento por el presidente Abinader me habían removido tan emotivamente las fibras de la dominicanidad:

“Nuestra música se conoce en cada rincón del mundo. Las proezas de nuestros atletas continúan inspirado generaciones. Estamos entre los mayores exportadores de puros. Nuestra azúcar, nuestro cacao y nuestro café han endulzado las mañanas de millones de personas alrededor del mundo. Y hoy, cientos de inversionistas extranjeros con más de US$40 mil millones de activos, reconocen nuestra seguridad jurídica y confían en nuestro compromiso con el desarrollo”.

Y siguió contando el Presidente que somos los líderes en el turismo de sol y playa, que 98% de nuestros visitantes prometen regresar; que tenemos un rol muy importante en la cadena de valor global con las exportaciones de zonas francas, que se suman a las de oro, cacao, café, frutas y vegetales; que más de dos mil millones de dólares de inversiones extranjeras buscan todos los años el camino seguro dominicano.

Ese país descrito por el presidente Abinader, para nada se parece a uno quebrado, pese a todos los desafíos de la actual crisis económica y sanitaria.

Lo que no vi correcto es que lo que se estaba anunciando se presentara como un logro de cincuenta y tantos días de gobierno, cuando la verdad es que era el producto de varios años de trabajo en el que la administración anterior había colocado todo su empeño, y había dejado la mesa servida para su lanzamiento.

Lo cuestioné la misma noche en un tuit y en mi comentario del Sol de la Mañana del día siguiente, y los cuestionamientos que generó el parecido del logo con otro, me dieron la razón, porque ahí sí que las autoridades informaron que habían sido las anteriores las que llevaron a cabo el proceso de creación de la marca país.

El acto fue bonito e impresionante, pero hubiese sido más emotivo presentándolo con su verdadera historia, lo que lejos de restarle le daba mayor impacto.

EL AUTOR ES PERIODISTA

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba