El desgarrador testimonio de la influencer dominicana «Killadamente»

PUBLICIDAD

La depresión es un trastorno mental caracterizado fundamentalmente por un bajo estado de ánimo y sentimientos de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento.

Este padecimiento ataca con frecuencia a los aristas e influencers, quienes por su profesión se ven constantemente expuestos a las críticas y sus fanáticos demandan siempre lo mejor, sin perdonar un fracaso. Son muchos los casos de famosos que han admitido que padecen este mal.

La influencer Carol Acosta, mejor conocida como «Killadamente», ha sido la más reciente en confesar a través de sus redes sociales su lucha contra este padecimiento, asegurando que decidió apartarse del mundo de los excesos y seguir a Dios.

En un video colgado en su cuenta de Instagram, Acosta contó que tuvo un encuentro con Dios, y añadió un mensaje de la situación por la que atravesaba antes de conocer al Creador.

“Me arrepentí, morí, volví a nacer. Y hermanos míos ahora orgullosamente estoy libre de pecado. Dios me perdonó y se siente tan bien ser libre de la ansiedad y la depresión que antes me obligaban a drogarme y hacer cosas que no quería”, publicó.

Asimismo, añadió que, antes no solía creer en las conversiones religiosas y se arrepiente por hacer sido “ignorante”.

“Antes pensaba que era mentira cuando la gente caía cuando oraba y me burlaba tan feo de esas personas, pensaba que estaban actuando para buscar la atención y cuando viví mi propia experiencia me sentí tan avergonzada y de corazón estoy arrepentida de haber sido tan ignorante”, escribió.

Ahora, Killadamente tiene una única misión: “Mi misión es servir a papá Dios y que ustedes estén orgullosa de la mujer que me voy a convertir”.

Una vida difícil

La también madre de dos pequeños, se hizo famosa en las redes sociales, por promover el amor propio.

Killadamente se ha convertido en una figura latinoamericana en contra del bullying y en una de las personas latinoamericanas más seguidas en las redes sociales, principalmente en Instagram donde tiene más de 7 millones de seguidores gracias a sus videos de maquillajes, y otros temas que aborda en la mayoría de las ocasiones con mucho humor.

Nacida en 1997 en República Dominicana, su nombre es Carol Acosta, vive desdelos doce en Nueva York, Estados Unidos.

Amiga de Luis Fonsi, tiene videos con distintos artistas como Maluma, es fanática de la pizza, y no duda en mostrar su cuerpo sin ningún tipo de pudor o impedimento. Pero detrás del éxito de Carol, hay una historia de drama, sufrimiento y bulliying. Debido a las burlas que generaba su sobrepeso, pasó sus peores días durante su etapa escolar.

Las burlas se intensificaban por su origen humilde: solo cenaba pan e iba con el mismo atuendo al colegio, lo que generaba las incesantes burlas y maltratos de sus excompañeros. Esto la llevó, sumergida en una grave depresión, a intentar a acabar con su vida en tres oportunidades. La última fue en 2014 por ingerir todo tipo de pastillas, pero asegura el “amor” de su familia la sacó adelante.

Un año después de haber querido terminar con su vida, en 2015, incursionó en las redes sociales y comenzó a compartir videos en los que se la veía desahogándose, llorando en algunas oportunidades, por las cosas que le decían.

Si tienes depresión busca ayuda profesional

El departamento de Salud Mental del Ministerio de Salud Pública posee la línea de información sobre la depresión en el 809-544-4223. Este departamento ofrece directorios y contactos de centros de ayuda contra la depresión y prevención del suicidio. Laboran de lunes a viernes en horario de 8 a.m. a 4 p.m.

Otra entidad para hablar y tratar la depresión es la Fundación Alam Cabrera, que posee un personal de psicología encargado de promover la prevención del suicidio, brindar soporte contra la depresión y capacitar a las personas.

Laboran por cita, en horario de lunes a viernes de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. Las consultas tienen un costo de 200 pesos. La línea de información de la entidad es el 809-740-5339.

PUBLICIDAD
Mostrar más
Botón volver arriba