No basta la militarización del sector San Martín, también hacen falta políticas públicas

PUBLICIDAD

POR FREDERY BURGOS SANCHEZ.- El pasado 5 de julio del presente año 2021, en horas de la noche, aproximadamente, pasado de las 11: 00 pm, desconocidos asesinaron a tiros tres jóvenes en el populoso sector San Martín (Rabo e’ Chivo), donde luego de ese lamentable hecho que dejó un saldo de tres víctimas mortales; las autoridades civiles, militares y policiales intervinieron dicho sector, apostando efectivos especializados en puntos estratégicos en toda el área perimetral.

La militarización ha sido un paso importante para la protección de los comunitarios de Rabo e’ Chivo, ya que estos se sienten más seguros y protegidos con la presencia de estos cuerpos castrenses, aunque desde mi punto de vista la militarización no lo es todo; ya que está necesita ir acompañada de políticas públicas que se garanticen desde el Estado y sus ministerios.

¿Ha ido el Ministerio de la Juventud, el Ministerio de Cultura, el Ministerio de Deportes y el Plan de Asistencia Social de la Presidencia a este sector?

Las políticas públicas son parte esenciales para la creación de proyectos y actividades que se puedan ejecutar en el sector San Martín, donde si estás se aplican serían de gran beneficio para los niños, jóvenes, adultos y los envejecientes de esta comunidad que necesita de ayuda del gobierno y que deben ser garantizadas y ejecutadas por estas entidades gubernamentales arriba mencionadas.

El Ministerio de la Juventud en conjunto con el de Deportes y Cultura, deben ir al rescate de los adolescentes que habitan en Rabo e’Chivo, organizando actividades recreativas, culturales, deportivas y de formación; pero además, el Plan de Asistencia Social de la presidencia, debe ir en auxilio de los envejecientes del referido sector, ya que muchos padecen de asistencia médica y alimentaria.

Con políticas públicas efectivas, podemos ganar una gran batalla en el sector San Martín y que esta sea ejemplo en los demás sectores de nuestro municipio, la provincia y el país; porque cuando le arrebatamos un joven a la delincuencia común es una victoria, pero para eso el gobierno y las entidades encargas deben actuar con responsabilidad para ejecutar esas políticas.

No es solo ir a tomarse fotos, es trabajar hombro a hombro y día a día con las comunidades. Solo así podemos combatir la delincuencia organizada.

PUBLICIDAD
Botón volver arriba